La Organización para la salud fundada por el Dr. Rath es única en el mundo: todos los beneficios se destinan a una fundación de utilidad pública.

Sustancias vitales

Son vitaminas, sustancias minerales y oligoelementos, aminoácidos, sustancias vegetales secundarias y otros compuestos orgánicos. Las células del cuerpo necesitan estas importantes sustancias vitales para un gran número de reacciones de metabolismo para mantenerse con vida. La función más importante del metabolismo es generar energía para el propio cuerpo.

Puesto que el hombre no puede producir sustancias vitales ni por sí mismo ni en cantidad suficiente, depende de su aportación en la alimentación. Una aportación óptima a través de los alimentos es prácticamente imposible, porque el contenido en vitaminas es muy bajo y prevalece cada vez más la tendencia hacia la "cocina rápida” debido a unas condiciones de vida más alteradas.

¿Por qué son tan importantes las sustancias vitales?

Una carencia de sustancias vitales conlleva un aporte insuficiente de las células del cuerpo, en las cuales tienen lugar las reacciones del metabolismo. Una ligera carencia puede reducir el bienestar y la vitalidad. Sin embargo, una carencia más importante a largo plazo puede conllevar que la salud se vea perjudicada. Las sustancias vitales tienen dos funciones primordiales: aportan energía celular a las células para permitir reacciones de metabolismo importantes para la vida y estabilizan todo el tejido conjuntivo del cuerpo, estimulando y ayudando en la formación de colágeno.

Vitaminas

¿Sabía usted que su cuerpo no produce vitamina C? La vitamina C controla la producción de colágeno sobre el software del núcleo de la célula, se ocupa del encadenamiento de las moléculas de colágeno y contribuye a la óptima estabilidad del tejido conjuntivo. Hay otras vitaminas que el cuerpo tampoco puede producir por sí mismo o sólo en cantidades insuficientes, por lo que se recomienda su ingesta mediante la alimentación y los suplementos alimenticios. Las vitaminas están presentes en la verdura, la fruta y otros alimentos, sin embargo son muy sensibles frente a las influencias medioambientales. La luz, el aire y el calor destruyen las vitaminas y el almacenamiento prolongado disminuye el contenido vitamínico.

Sustancias minerales

se denominan también electrolitos, sales minerales o minerales. Hombres, animales y plantas en general no son capaces de producir minerales. Son sustancias vitales que el cuerpo necesita para diversas funciones. Son esenciales para todas las células y funciones celulares (enzimas, hormonas), forman tejidos (huesos) y participan en la regulación del balance hídrico. Las sustancias minerales se dividen en macrominerales y oligoelementos. Los macrominerales como el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio, el cloruro, el fosfato y el azufre están presentes en el cuerpo en cantidades relativamente grandes, los oligoelementos como el hierro, el yodo y el selenio sólo existen en pequeñas cantidades. En total existen más de 20 oligoelementos.

Aminoácidos

Son la base de todas las albúminas (proteínas). Se sabe que son la base estructural de todas las células, enzimas, hormonas y tejidos, funcionan como portadores de otras sustancias y actúan como sustancias represivas, de coagulación e inhibidoras. Pero, ¿se sabe también que la lisina puede impedir que las células cancerígenas se propaguen y que la arguinina es necesaria para generar factores de relajación para los músculos?.

Sustancias vegetales secundarias

Las sustancias vegetales secundarias como carotinoide, flavonoide (bioflavonoide cítrico, Pycnogenol) y polifenol (EGCG) también se designan sustancias fitoquímicas o sustancias bioactivas. En las plantas desempeñan tareas como anticuerpos, colorantes, sustancias de bloqueo o de protección ante parásitos. Los científicos parten del hecho de que existen hasta 30.000 compuestos individuales con diferentes modos de acción. La mayor parte de estas sustancias aún no se han reconocido. Los carotinoides son pigmentos muy extendidos implicados en la coloración de las plantas y los animales. Muchos carotinoides como el betacaroteno actúan como provitaminas, es decir, se pueden transformar en vitamina A. La máxima eficacia de la vitamina A se debe al betacaroteno. Son flavonoides, por ejemplo, el bioflavonoide cítrico y el Pycnogenol. Actúan en primera línea como antioxidantes y protegen al cuerpo de los radicales libres. El Dr. Rath y su equipo de investigadores probaron en la preparación de un experimento científico que el polifenol EGCG, que está presente en cantidades proporcionalmente mayores en el té verde, frenaba la expansión del cáncer.

Otros compuestos orgánicos

El inositol, la coenzima Q10, el condroitin sulfato, la N-acetilglucosamina y el ácido alfa lipoico son sustancias vitales que el cuerpo produce por sí solo, sin embargo en determinadas situaciones de la vida no se producen en cantidades suficientes.